The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero

The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero

The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero

The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero

The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero

The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero

The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero

The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero

The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero

The KISS principle (Keep it Simple, Stupid!) ►Invitado◄

¡Hola! Anteriormente he comentando en el Blog que traería personas para colaborar, explicar sus experiencias con el Trading y sobretodo, que sean Traders que operan desde hace un tiempo en real (amateur) o se dediquen a la operativa profesionalmente. Pues bien, hoy te traigo a un compañero que en el artículo de hoy nos explicará quien es y como se inició en el Trading, (irá publicando sus experiencias regularmente) algunos puede que ya le conozcáis por Twitter, ¡os dejo con el!


Me llamo
Luka Cantero, tengo 23 años, soy de Barcelona y en mi caso todo empezó un 12 de
noviembre: hoy se cumplen justamente 2 años. Y empezó de la misma manera en que
nacieron las civilizaciones, a través de la palabra escrita.
Me
encontraba yo en una librería cualquiera de la ciudad (no voy a decir el nombre
porque Fnac no me ha pagado el partner) inmerso en un momento complicado de mi
vida profesional y que acabó afectando a la personal: yo era cámara de televisión
y en mi empresa se estaban haciendo importantes reajustes de plantilla (TV3),
que a mi no me afectaban pero sí al volumen de trabajo, por lo que estuve en
casa parado dos meses sin trabajar.
Por aquel
entonces tenía 21 años y llevaba dos trabajando.
Con esa edad, todos mis amigos
y colegas estaban en la universidad tomando apuntes y al llegar a casa les
esperaban con el plato en la mesa. Yo vivía sólo desde los 19 y en ese momento
tenía tanto tiempo libre que empezaba a volverme loco. Vacaciones forzadas.
Recuerdo
querer cambiar la situación, aprovechar el tiempo, hacer algo o el reloj se me
iba a comer. Me dirigí a la librería en cuestión en busca de un libro de inglés
para paletos (como yo) pensando en que al menos eso sí me serviría en un futuro
y no levantarme a las 12 de la mañana. Cuando encontré lo que buscaba, sin
saber por qué, seguí buscando algo más. Y acabé en la sección de economía. Los
que me conocen saben que toda la vida he sido de letras (no solo por mis
textos), también a nivel académico: bachillerato social-humanístico y Graduado
Superior en Producción audiovisual. Con este escenario, me fijé en un libro que
hablaba sobre trading (palabra que mi ‘yo’ de
aquél entonces desconocía) y lo empecé a ojear.
Me llamó tanto la atención que
entonces dudé en cuál de los dos libros comprar: si el de inglés o el de bolsa.
No me planteé llevarme los dos porque focalizarse
en una cosa es la base para lograr los objetivos, así que sabía que debía
escoger algo e ir a muerte con ello. Hice un par de fotos y le pregunté a mi
guapísima y morena novia qué opinaba y qué pensaba ella que debía hacer. Ella
con todo el amor y la preocupación que una buena mujer tiene hacia el futuro de
su hombre me dijo “Compra el de inglés”. Al cabo de 10 minutos salía por la
puerta con el libro de trading bajo el brazo.
Y así empezó
todo, como empiezan todas las cosas importantes en la vida: sin mucho sentido.
Desde hace
dos noviembres y hasta hoy, puedo decir que no he realizado cursos en hoteles,
ni seminarios los fines de semana, ni comprado señales a ningún vendedor
ambulante de la playa. Lo que más me ha ayudado en mi camino han sido la obsesión
y el trabajo duro.
El formarme por mi cuenta y saber tocar las teclas
correctas. Teclas que me han llevado a conocer a las personas adecuadas y a las
que debo agradecer que hoy pueda escribir estas líneas en este blog. Gracias a
Raúl, Victor, Eugenio, Raúl H., Fran, Marije, Lorenzo… y algún otro que me
dejo.
Gracias a vosotros y a mi cabezonería hoy puedo decir que soy trader. Y sólo se es trader
cuando se retira más dinero del que se ingresa en el broker.
Para llegar
a eso tuve que renunciar a trabajos, a estudios, a no escuchar a gente que me
decía que estaba loco… Tuve que simplificar
mi vida para poder simplificar mi trading y
alejarlo del ruido, y tuve que focalizarme al
máximo para lograrlo.
Ahí fue
cuando empecé a ganar algo más importante que un sueldo: una nueva vida.
Luka Cantero